jueves, mayo 31, 2007

Espantos, espantajos...espantitos

Espantos, espantajos ...espantitos


Si dudaste en ir al ba solo. Si dormiste con la luz prendida, si te abrazaste a alguien o en su defecto al perro, al gato o al amohadón; es que estuviste espantado o asustado. Tuviste miedo.
Y es que en la niñez como dice Serrat, con la leche templada, los adultos nos transmiten sus frustraciones y también sus miedos.
¿Quién no escuchó alguna vez hablar del cuco, esa clase de asustaniños?
Parece que no puede faltar en toda buena familia que se precie de tal, este personaje encarnado en algún espanto, espantajo o espantito: el famoso Cuco o Coco.
El sentido didáctico de este espantito, Cuco o Coco, el Hombre de la bolsa, etc. tuvo su origen en el imaginario colectivo, es decir en el miedo, cuyo destino era enseñar al niño lo que no se debía hacer, o lo que no querían los padres que el infante hiciera.
Hoy los pibes juegan con monstruos, se familiarizan con ellos.
Pero eso no cambia en nada la cuestión. Tal vez desplacen ese miedo a cosas más sencillas como una araña, o cualquier “aparición” que pueda representar un miedo “familiar” que se repite.
Por mi parte recuerdo ciertos cuentos de fantasmas y espantos que los paisanos del campo del Saladillo, dejaron para siempre grabados en mi mente infantil.
En las noches de luna llena, los paisanos, hombres rudos de campo, se reunían en una especie de ronda afuera de las casas.

Allí contaban sus “experiencias” de encuentros con aparecidos, seres fantásticos y engañadores.

Se trataba de entes que mutaban su apariencia presentándose como ángeles o bellas mujeres que seducían a los paisanos para robarles el alma; o bien en forma de vampiresas sedientas como "La buena moza": Una mujer vampiro, vestida de negro, que -atractiva y encantadora - se acercaba a los hombres, que recorrían lugares solitarios, y repentinamente, mostraba su verdadero rostro (un espanto, seguramente) extrayendo un puñal, y matando a su víctima, para luego hacerse un buen festín chupando su sangre.



Otra clase de espantajos domésticos, más actuales, más urbanos, sumamente mediáticos, es ver en la pantalla de tu televisor una serie de personas encerradas en una casa mientras un OJO devorador a quien se lo llama Hermano los observa todo el tiempo. Estos espantajos tienen la capacidad del camouflage arrastrándose como insectos si así lo indicara el OJO.
Dicen que quien mira estas escenas estaría condenado a ser voyeur de por vida, y a no reconocer lo que se mira, por el persistente cambio de color y forma de las imágenes.

Otros entes son los espantajos llamados "danzarines, que pueden aparecer, inesperadamente, en la pantalla.
Se presentan al ingenuo televidente, bailando y creyéndose que están soñando, se desnudan, con gestos obscenos y acrobacias, generalmente disfrazados, atraen su atención y se llevan el botín.

Se dice que los que se atreven a ver estas escenas pueden perder el sentido del gusto, y vagar errantes en la ceguera de lo obvio, perdiendo de vista el enigma de lo bello, además de la bolsa y la vida.

Nota:
Cualquier similitud con la realidad es mera coincidencia de tu imaginación.


Acá el enlace de ESPANTOS, si te atrevés ....espantos, espantajos espantitos


Imagen: www.is1suzzara.it/.../images/fantasma.gif

Esta edición es muy limitada como verán si llegan hasta el final buuhhhhh

12 comentarios:

nick dijo...

Hola, Elenita...soy el CUCO,. Me hablò de vos el hombre de la bolsa, que a su vez es hermano del hombre negro.
Este post, leìdo a las 9 de la mañana con un sol resplandeciente, me llevò a los miedos de esa infancia que tuve. pero el niño que hay en mì los recuerda todavìa.
Hoy soy el primero, viste?
Mañana entregarè mi mueble famoso, despuès pondrè fotos en el blog y harè fiesta, me està faltando pasar por estos lugares, aunque siempre te visito, como el cuco...
Lindopost, da miedo....
Pensarè en mis miedos y te los mando, asì tedrè menos miedos....
Un besote
Nick Cuquick

Carlos dijo...

...como cambiaron los tiempos, antes temíamos a gente rara vestida de negro...ahora se reunen 15 mil jóvenes disfrazados alrededor de un cantante que grita blasfemias.

Cómo será en 10 años más Elena?

Elena de San Telmo dijo...

Querido Nick
Qué bueno que vuelvas.
Yo también ando atareada porque me compré una cámara digital y ya sabés es un lío hasta aprender a manejar todo. Las fotos me salen repesadas,se meten donde ellas quieren y hay que buscarlas en el "C".
Hablando de fantasmas.... se parecen bastante.... ufff.

Te gustó el post? Al reelerlo me di cuenta el desplazamiento de los miedos, en los niños y adultos y finalmente los espantajos de la tele que tendríamos que temerle mucho más.
Así quedamos.... "carne de diván". como decimos en Baires.

Besos embolsados

...................................
Carlos
Así parece, todo cambia según la ocasión. Pero seguro no va a dejar de sorprendernos.

Qué pasara?

Un fuerte abrazo

modes amestoy dijo...

similitudescon la realidad?
anda ya!
no de jaremos de tener el cuco, el moxtruo, o los kiedos que siempre nos han acompañado.
Un abrazo y gracias por tus comentarios.

Evan dijo...

Elena, me hiciste acordar que cuando era chica nos asustaban con la solapa, la conocés?

Mi miedo fué tal en un momento, que llegué a verla, era un bicho rayado, enorme como de dos metros!! Lo rica que es la imaginación, no?

Esos cuentos de aparecidos, también se contaban por estos lados, solo que la "mujer aparecida" entrerriana estaba vestida de blanco.

Que tengas un lindo finde.

PD: Me encantó la lectura que le hiciste a mi post y a los comentarios!:)

Ferípula dijo...

Ja!!! Me encantó Elenita!!!!

En mi Tandil natal... el cuco era-...

"El Carlanco....que hasta las piedras arranco!!!!!""""

Y no sabías a dónde meterte!!!!!

Venite que estoy en plena encuesta "matapasión"...jiji!

Besos desde Palermo.

Carlos dijo...

Ele del viento, bello e inteligente post (como la quía, por cierto)

El día de mañana se les dirá a los chicos que si no toman la sopa se las tendrán que ver con el tinelli de la bolsa o el cucorrial, dos seres espeluznantes. :)

Un beso, niña y buena elección y buenas fotos.

lilith dijo...

Hola Elena:
Mis miedos de niña y no tan niña son incalculables,mi imaginación era tan grande que juraba ver, gnomos, fantasmas, la luz mala y cuantas cosas fueran de terror a toda hora.Ahora ya de grande estoy curada de espanto con mis vecinos espantajos que andan asustando por las pantallas de los televisores, uno como danzarín y el otro como hermano "famoso".
Y pensar que yo le tenía miedo a los muertos, pobres muertos,son ellos los que tienen pánico de nosotros,cuando ven lo que somos capaces de hacer por unos segundos de fama y unas cuantas monedas. ¡¡¡Puajj !!! de terror.


Besos.
Liliana

Elena de San Telmo dijo...

Evan

No tengo el gusto de conocer a "La solapa", pero debía ser bien fiera por lo que cuentas.

Tuve la suerte de pasar muchos veranos en el campo de Saladillo Pcia. de Buenos Aires y allí conocí estas historias, que en general terminaban con la huía de los paisanos a todo galope.

La cosa era meter miedo con el relato de la "aparición". Una competencia entre avezados narradores.

Pero te digo que por los campos de noche,yo por las dudas, no iríaaaaaaaa!!!!!


Besos

...................................

Feri

Tu Carlanco está en la web...cómo se modernizan los espantos!:

El Carlanco:

"Aparece en un cuento popular recogido por Fernán Caballero, la cual apunta en nota que pertenece a la familia de los pavorosos y fantásticos monstruos del Cancón, del Bu y del Coco.
El cuento es una variante del de Las siete cabritillas y el lobo, y el Carlanco aparece así:

Y cate usted ahí que llaman a la puerta y que oyen una voz como la de un becerro, que dice:

¡Abrid que soy el Carlanco
que montes y peñas
arranco!

Dejé el link de los espantos en el post.

Buhhhhhhhhhhhhhhhhhh

...................................

Hola Carlos,

Se asustará a las criaturas con el OJO DEVORADOR RIALMAGNETIC
o EL CAÑO PERSEGUIDOR TEEN EL LEE.

JA JA JA!!!!

Besos

...................................

Hola Lilith

Bienvenida!

Qué épocas aquellas de fantasmas, gnomos y brujas feas y malignas.

Nunca nos íbamos a imaginar que la luz mala, mala, se propagaría por la "caja boba", que más que boba es un atropello a la razón.
Ya lo dijo el maestro DISCÉPOLO: "Igual que en la vidriera irrespetuosa de los CAMBALACHES se ha mezclao la vida y herida por un sable sin remache ves llorar la biblia junto a un calefón."

Un abrazo on todo cariño

MentesSueltas dijo...

Hermoso, me gustó la forma y el tema de tus letras. Es así adquirimos muchas cosas que no nos ayudan... que se pueden potenciar con el tiempo. excelente las letras de mostros como Serrat y Discépolo que enriquecen tus cosas.

Un beso
MentesSueltas

Elena de San Telmo dijo...

Mentes sueltas "mostro de las letras"

Muchas gracias!

Viniendo de tu "pluma" estas palabras
me hacen sentir de lo mejor!

Un abrazo

MentesSueltas dijo...

Elena te extraño y te abrazo.


MentesSueltas