domingo, mayo 07, 2006

Serrat y Sabina

aserrato que son primos

Serrat por naturaleza un servidor de sus propio decir, transmite en sus canciones el don de la poesía y la gracia de la música y el canto. Cala hondo en lo más profundo del sentir.
Quién no se reconoce con nostalgia en "Mi niñez"'? O no reflexiona emocionado ante "esos locos bajitos"? "Niño silvestre" nos deja desnudos y avergonzados y Benito mira desde la vidriera nuestros platillos preferidos. Joan Manuel Serrat hurga en los despachos de ciertos políticos, represores y demás yerbas, competidores canallas en cuestiones del "tamaño" del poder.
Se atreve con los gigantes del alma: el amor y la muerte y le canta al Jesús del Nazareno, aquel que anduvo en la mar.
"El amor" ese placer de coincidir y de estallar puede más que mil frases almibaradas. Para él es el cuerpo erotizado en la palabra que lo incita a defender la idea de que sólo vale la pena vivir para vivir, aunque no haya más amado que lo que se perdió. Lo erótico y el amor se presentifican en su obra como la llama de la vida.
"Qué soledad te vendrá a buscar?.... cuando me vaya". Nos conmueve por esa ausencia irreparable que es la muerte.
El Nano arremete con cábalas y se regodea: "si no hay billete recuerda que pisar mierda trae buena suerte".
Es el que dijo NO y ahora canta al MO.
Con la humildad de los sabios Sabina, el no menos genial creador de "Esta boca es mía" señala que las musas le pertenecen a Serrat.
Y la bilengua también, Joaquín. Ese es tu primo el Nano.

1 comentario:

Mª Pilar dijo...

"O Sabina y Serrat". Que más da....
Uno me cautivó en mi infancia, comenzando la adolescencia, y el otro me arrastró a la movida madrileña en los años 80,disfrutando ya de mi plena juventud.
Joan Manuel, con sus canciones tiernas, y Joaquín Sabina, con su música transgresora.....de hombre nocturno.....de copas y humo...golfo empedernido.
Lo sé muy bién, en esas noches estuve yo, cuando me dejaban en casa.
Frecuentaba mi antiguo barrio, Chamberí, y le conocen bién en La latina, lavapies, Antón Martín, etc.....el Madrid más auténtico.
Pongamos, que hablo de madrid....la canción que le dedicó a esta ciudad de asfalto, tráfico,y con una gran variedad de razas, conviviendo juntas. Supongo, que fué como agradecimiento a su acogida.
Todavía me acuerdo de una canción suya:
Cuanto más le doy, ella menos me dá.....por eso a veces tengo dudas....no será un tal Judas....el que la enseñó a besar.
¡¡ Que tiempos aquellos!!